BIOACUMULACIÓN POR METALES PESADOS EN EL CAPITÁN DE LA SABANA (Eremophilus mutisii), HABITANTE DE LA CUENCA ALTA DEL RÍO BOGOTÁ.

  • ADRIANA RODRÍGUEZ FORERO
  • JAIME FERNANDO GONZÁLEZ M.
  • ROGER SUÁREZ

Resumen

Se evaluó el efecto tóxico de los metales pesados cadmio, plomo, cobre, hierro, zinc, magnesio, manganeso y cromo, en el agua y en la musculatura de capitanes de la sabana (Eremophilus mutisii) provenientes de un tramo del río Bogotá, correspondiente a la zona situada entre Villapinzón y Suesca. El estudio se basó en el uso de las técnicas empleadas por la Asociación Americana de Salud Pública (AFA) para el análisis de metales pesados en agua y músculo. Los resultados se obtuvieron mediante un espectrofotómetro de absorción atómica (SHIMATSU AA-680) y se expresaron en μg/l para agua y μg/g de peso, para músculo. Adicionalmente se midieron el pH, los nitritos, la alcalinidad y la dureza y fragmentos de piel, branquias, gónadas e hígado del capitán de la sabana, se fijaron en formol neutro al 10% y se procesaron para estudio histológico con coloración H-E con el fin de evaluar la morfología tisular y compararla con los otros análisis. Los resultados muestran que el agua presenta niveles nocivos de cromo (0.213 μg/ml y 0.08μg/ml), manganeso (0.087μg/ml), plomo (0.017μg/ml) y hierro (0.79 μg/ml y 0.93μg/ml) en Chocontá y Suesca (respectivamente) que se correlacionaron con las concentraciones de plomo (3.4 μg/g y 3.1 μg/g), cromo (1.8μg/g y 2.1μg/g) y cadmio (0.35μg/g y 0.48μg/g) encontradas en la musculatura del capitán de la sabana provenientes de Chocontá y Suesca respectivamente, sin diferencias significativas entre las zonas estudiadas (P> 0.05). La histología mostró alteraciones graves en las branquias, con inflamación, hiperplasia de las laminillas branquiales, petequias y telangiectasias. No se observaron valores anormales de pH, nitritos, alcalinidad o dureza del agua. Se demuestra la importancia del capitán de la sabana Eremophilus mutisii como bioindicador. Las aguas de la cuenca alta del río Bogotá están contaminadas por el cadmio, plomo, cobre, hierro, zinc, magnesio, manganeso y cromo y sus concentraciones superan los límites permitidos por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). Los capitanes de la sabana están contaminados con plomo, cromo y cadmio, lo cual se refleja en las concentraciones encontradas por encima del límite permitido para músculo en peces y con la morfología interna de las branquias. Se deben realizar estudios más profundos para evaluar la contaminación por tóxicos provenientes de curtiembres, cultivos de flores, acueducto y otros factores antrópicos que afectan la calidad de sus aguas, el bienestar de los recursos 102 acuáticos que habitan la zona y su incidencia en el consumo humano. El estudio refleja la catástrofe ecológica que vive el río Bogotá y los efectos sobre su población íctica.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Sección
Artículos