Desde sus inicios, las ciencias sociales tradicionales, han carecido de métodos investigativos participativos, debilitando de esta manera, los procesos de retroalimentación y prueba de lo investigado, además desde su génesis, excluyó la posibilidad de validar el conocimiento técnico local (CTL), como aporte esencial en la construcción del conocimiento académico científico, lo que deja fuera de las posibilidades de validar otra fuentes  no tradicionales que limitaban la construcción de este conocimiento, los actores sólo se reconocían verticalmente dentro de la definición de objetos externos a la investigación, donde sus aportes solo eran insumos para construir un discurso “científico” de una solo  vía, donde, desde los centros de conocimiento occidental, se construía una realidad que en muchas ocasiones solo existían en la mente del funcionario de los técnicos de esos centros, sus conclusiones casi siempre estaban desenfocadas con su entorno cotidiano, generando extensos y tediosos informes cosificados, que terminaban en los estantes inconsultos de las bibliotecas institucionales.


Vol. 6 (2017)

Tabla de contenidos

Artículos

Wilfer Arley Ceballos Betancur
PDF
Rogelio Bermúdez Sarguera
PDF
Juan Carlos Zuluaga Díaz
PDF
Mónica Lyzeth Cantor Bastidas
PDF
Luis Carlos Erazo
PDF
Viviana Sepúlveda, Ximena Arias, Sara Trejos, Guillermo Ospina
PDF
Diego Andrés Quintero Timaná
PDF
Santiago Quevedo Upegui, Yésica Marín Agudelo, Duban Torres Arroyave
PDF
Alba Jakeline Ruano Jiménez
PDF
Francisco Javier Villamarín
PDF
Ernel González Mastrapa
PDF

Introducción

Eduardo Galeano
PDF