La lectura hace al hombre completo, la conversación lo hace ágil, la escritura lo hace preciso